Gomets: Etiquetas para No Educar.

gomets no educan

Si estás leyendo esto seguramente habrás hecho clic en el titular pensando “¿pero qué tontería es esta?, si a mí me funcionan estupendamente!” aunque también puede que seas un asiduo lector de mi blog (risas) o que hayas llegado por error,  en cualquier caso seguramente tengas alguna relación con el mundo educativo y esa es la verdadera motivación (y luego hablaremos de esto) por la que ahora mismo estás aquí.

Y aprovechando que lo estás, y si te quedas, me gustaría compartir contigo por qué pienso que los gomets “deseducan”,  pero empecemos por el principio:

 

¿Qué es un gomet?

 

La palabra “gomet” propiamente dicha viene del francés “gommette” (goma) y se usa principalmente en Cataluña y la Comunidad Valenciana para referirse a esas etiquetas adhesivas de tan extendido uso en educación infantil y primaria, pero la palabra en sí no existe (mal empezamos si es un elemento que queremos usar en educación).

Dejando la etimología a un lado nos encontramos con que hay etiquetas adhesivas rectangulares, circulares, con forma de estrella y con todas las formas y mensajes posibles.

¿Para qué se utilizan en educación?

 

Además de para manualidades y diversos trabajos, generalmente se utilizan los gomets como parte de una estrategia en la que cuando un alumno actúa como queremos se le da un gomet, es decir: una recompensa.

3Esta forma de recompensar viene de B.F. Skinner, que fue un psicólogo que realizó la mayoría de sus experimentos con perros, ratas y palomas y que luego escribió muchos libros sobre personas que facultades de educación, educadores y maestros han tomado como base de su práctica diaria (aunque cada vez menos).

En la práctica el gomet es una pegatina de un color muy visible, que le recuerda al niño que ha superado la tarea propuesta, y es visible tanto por él como por sus compañeros, con los que se compara.

Hay gomets personalizados con “el mejor de la clase”, “el más rápido”… que redundan en esta idea de compararse con sus compañeros.

 

¿Funcionan?

 

Pues:

  • Si lo que pretendemos únicamente es que el niño que no realiza sus tareas porque no está motivado, las realice:  puede funcionarnos.
  • Si lo que pretendemos es que el niño se esfuerce por ser mejor que sus compañeros…puede funcionarnos.

 

Pero si lo que pretendemos es que el niño adquiera gusto por  lo que está haciendo, respondiendo a su interés y encontrándose con ese placer natural que sienten los niños al aprender algo, y que ya expliqué en mi post sobre los 10 factores que desmotivan a los niños, pues entonces tengo que decir que, en mi opinión,  NO FUNCIONA.

 

Esto es uno de los factores principales que tanto envidiamos de otros sistemas educativos y que aquí parece que nos sigue costando entender y seguimos recurriendo a estrategias de motivación de la edad de piedra y modelos arcaicos como la economía de fichas y otros (mátenme maestras :P)

 

¿Qué tienen de malo si consiguen que lo haga?

La zanahoria y  “El efecto Forrest Gump”.

 

donkey-carrotVeamos, cuando alguien no hace algo suele ser porque:

  1. No sabe hacerlo (lo cual tiene fácil solución: enseñarle)
  2. No está motivado para ello.

En este último entran todos los tipos de motivación aunque en infantil y primaria los más importantes son los factores intrínsecos… los que vienen de dentro, los que les mueven a hacer cosas instintivamente y que al experimentarlo producen placer y motivan la repetición.

Pero el modelo de gomets concibe a la motivación como una forma de cambiar la conducta y en ese sentido acaba siendo igual de controlador-motivador que un castigo.

Es algo externo y por tanto el niño siempre se siente controlado tanto si consigue la recompensa como si no.

Lo malo de buscar la motivación en compararse con sus compañeros es que tiramos por tierra la colaboración y el trabajo en equipo (importantes estimuladores del aprendizaje)… sus compañeros pasan a ser “contrincantes” “tengo más gomets que tú” y en esto intervienen muchos sentimientos, la mayoría negativos (no hay sentimientos malos pero sí negativos).

¿Por qué negativos? pues porque todos pasan a ser un obstáculo para su éxito personal.

En lo que un niño debería esforzarse es en ser mejor de lo que era el día anterior pero sin compararse con nadie.

Esto se trabaja mucho en metodologías como la de los scouts, donde cualquier pequeño avance en la progresión personal es un motivo de alegría para todo el grupo, sin rivalidad, con compañerismo y adquiriendo nuevos retos centrados en su interés (modelo finlandés, coreano, montessori, scout…)

Con Gomets es posible que realicen la tarea ¿pero a dónde les lleva?

Con Gomets es posible que realicen la tarea ¿pero a dónde les lleva?

 

El Efecto Forrest Gump

He llamado así (en realidad me he topado hoy con esta foto para ilustrar y me ha venido al pelo 😉 ) a la situación que se produce cuando alguien comienza a  realizar algo sin una motivación interior sino por recibir estímulos externos que les animan a seguir comportándose así (la gente que le seguía, los medios de comunicación… aunque nadie sabía por qué corría, ni él mismo.) hasta que llega un momento en que la recompensa no aparece, no es lo suficientemente atractiva y entonces esa persona se encuentra perdida al no obtener placer ni sentido en lo que hace y decide “irse a casa”.

 

¿Por qué digo que “no educan”?

 

En educación no tiene sentido la comparación entre iguales porque no existe eso de “iguales”.

Cuando un niño trabaja por una recompensa su objetivo no es hacer bien el trabajo, sino conseguir la recompensa.

El trabajo que le hemos propuesto pasa entonces a ser el obstáculo entre él y la recompensa.

No pondrá por tanto todo su empeño ni se involucrará personalmente y con todo su ser en aquello que está haciendo, hará lo justo y lo mínimo exigido para obtener la recompensa. ¿A qué nos suena esto?

Dicho de otro modo: “Haz esto y conseguirás aquello” hace que se centren en el aquello, no en eIMG-20131128-03460l esto, y eso tiene muy poco que ver con la educación.

 

¿Qué es lo peor?

 

Lo peor es que a las recompensas les dan igual los motivos, y si funcionan pueden hacer que nos olvidemos de responder a las necesidades del niño y ese, y no otro, debería ser el trabajo de un maestro.

“No necesito saber por qué mi alumno no está motivado, todo lo que debo hacer es sobornarles o amenazarles de la mejor manera para que realicen la tarea”… ERROR

 

 

Muy bien Javi pero entonces ¿qué propones?

 

1966298_10152279828926968_3534470132555513046_o

Pues que vivas y sientas lo que haces con ellos mirándoles a los ojos de verdad y te dejes de pegatinas:

  • Propongo que construyas relaciones de afecto y confianza con tus alumnos,
  • Que les conozcas a fondo (esto requiere muuucho, muuucho tiempo)
  • Que cambies todo 1000 veces si hace falta pero que respondas a lo que necesitan. 
  • Que dediques tiempo a analizar esa sensación fantástica que sienten al aprender algo por ellos mismos.
  • Transmíteles que te crees todo lo que haces y que lo que les enseñas lo vives con pasión. No enseñes cosas que no te creas, NUNCA.
  • Que dediques tiempo a que ellos sepan lo que significa PARA TÍ y para SUS PADRES que ellos se esfuercen
  • Que les reconozcas los logros, por pequeños que parezcan, pero no hace falta que sea delante de toda la clase siempre, unos minutos dedicados a ellos en privado pueden ser mucho más útiles.
  • Pero sobretodo que sepan que son importantes para ti y que el hecho de que trabajen y aprendan te hace feliz. 

Si trabajaste bien el construir la relación eso hará que ellos también se sientan felices,  se “cierre el círculo” y quieran más y más.

-Choque de Realidad-

-“Muy bien pero es que a mi el director y sus padres me piden que les enseñe cientos de trabajos y fichas que han hecho en clase para poder compararse con otros padres y otros colegios y no tengo tiempo para hacer nada de eso”.

-“¿De verdad? pues… qué pena  ¿y qué te dan si lo consigues? ¿un gomet? ”

😉

 

 

Se han hecho eco de esta noticia también en Innovateducacio.cat y me han escrito de varios centros educativos en donde lo han colgado en su tablón de anuncios, también le ha gustado a Yolanda Pizarro ,concejala de educación de valdemoro… casualmente seguida por varios scouts amigos míos y  la verdad es que no esperaba tanto bombo con los gomets… se ve que muchos docentes, y no docentes los usan…y da gusto cuando se comenta e interviene con apertura de mente y ganas de avanzar.

 

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: