El Monopoly

¿Qué podemos esperar de una generación que pasó su infancia jugando a especular y a construir?

En el monopoly tenías que comprar calles para ser alguien en la partida, luego ponías casas y hoteles y los demás tenían que pagar dinero cada vez que pasaban por ahí.
Tu poder se basaba en tener y acumular propiedades y ganaba el despiadado que lograba arruinar a todos los demás.
Curiosamente cuando no podías pagar, hipotecabas tus bienes y la banca te daba crédito.
Si ibas a la cárcel pagabas X y te soltaban ¿no os suena esto?
Incitación a la corrupción, al “todo vale por dinero”, a la conducta mafiosa…
Lo digo en tono de broma, pero está claro que hay valores subyacentes en todo lo que hacemos y hay que tenerlo en cuenta.