Icebreaker: Esto no es un, es un…

El otro día y tras haber tenido el día anterior un debate intenso sobre la curiosidad innata y cómo perdemos la conexión con ella, se me ocurrió empezar la sesión del seminario con un ejercicio muy simple y divertido que podemos realizar en cualquier parte:

Cogí 1 objeto de material de papelería (no había otra cosa) para cada participante y lo coloqué en una silla formando un pasillo.

El ejercicio era bien simple: los participantes debían ponerse detrás de una silla, de modo que tendrían a una persona enfrente y 2 objetos entre medias. Tendrían 10 segundos para convencer a la otra persona de un uso alternativo y divertido para ese objeto. A los 20 segundos rotaban hacia la izquierda.

Salió bastante divertido y Dani aprovechó para grabarlo y hoy lo he editado:

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: