Baden Powell, Yoda y los Propósitos de Año Nuevo

Todas las personas tenemos el derecho, y el deber, de idear, soñar y replantear cómo queremos que sea nuestra vida.

Imagen

Imagen del curso REACTION que dimos en Suiza.

El problema es que ésta muchas veces nos arrastra y pocos son los que dedican tiempo a esto y simplemente viven «al día».

Sin embargo con el inicio de un nuevo año es muy común que la gente quiera mejorar su vida, ya sea adquirir un nuevo hábito, alcanzar una meta profesional o mejorar alguno de las 3 C’s: Cabeza, Cuerpo y Corazón y mejorar así nuestra competencia.

Seguro que alguna vez lo has hecho aunque sea pensándolo «apuntarme al gimnasio, salir a correr, leer un libro por semana, conocer a gente nueva, planear un viaje, mejorar en el trabajo, conseguir que esos padres rompan el cordon umbilical…» lo que sea, seguro que lo pensaste, te lo propusiste pero…¿lo conseguiste?

Somos humanos y, en mi experiencia, si no tenemos un plan y unas pautas a seguir que nos comprometan y guíen es difícil que consigamos alcanzar nuestros objetivos.

Hace 100 años, un militar inglés se reunió con los mejores pedagogos de la época (como María Montessori) para diseñar un modelo educativo basado en el juego (la gamificación del aprendizaje) y cuyo trabajo por proyectos partía siempre de una premisa básica: Trazar un plan y llevarlo a cabo.

bpplan.001Esta premisa rige todo el trabajo que se hace en los grupos scouts, pero también en cualquier empresa, colegio, pequeño negocio…

En el mundo educativo lo llamamos «plan anual» y engloba una serie de objetivos a alcanzar en el presente curso escolar, que debe estar enmarcado dentro de una planificación estratégica a más largo plazo.

¿En qué consiste?

  1. Pues todo empieza por una evaluación de lo realizado anteriormente y un posterior análisis de la realidad con la que nos encontramos ahora (necesidades educativas de los alumnos, problemas de la empresa, propuestas de mejora personal…).
  2. Estos dos puntos seguramente nos darán una lista de «problemas» ó cosas a mejorar que iremos apuntando: Una lista de sueños. 
  3. Para solucionar esos problemas (ó alcanzar esos sueños) buscaremos unos objetivos (metas de la situación idealnuestro sueño).
  4. Para alcanzar cada objetivo propondremos una serie de tareas 
  5. Si trabajamos en equipo dividiremos el trabajo (divide y vencerás!) y pondremos un responsable para cada una de ellas.
  6. Y por último nos daremos un tiempo para realizarlo.
Ejemplo de un diseño de Plan Anual para un grupo scout

Ejemplo de un diseño de Plan Anual para un grupo scout.

Para todo esto: cuanto más específico y concreto sea lo que añadamos al plan mejor.

No sirve de mucho poner «los profesores de primaria» como responsables porque al final es posible que no se llegue a realizar… puede haber un equipo que vaya a encargarse de realizar la tarea pero debe haber una única persona responsable de que los demás lo hagan (una coordinadora).

Si pasado el plazo propuesto (un mes, el primer trimestre, el 12 de Diciembre…) el problema persiste deberemos evaluar las tareas realizadas y en su caso redefinirlas e intentarlo de nuevo.

Si por el contrario hemos alcanzado nuestro objetivo y el problema se ha resuelto es importante celebrarlo y fijar las estructuras para que perdure en el tiempo y el esfuerzo no caiga en saco roto.

Hay muchos grupos de trabajo, incluso centros educativos e instituciones que trabajan «sobre la marcha» pero en mi experiencia personal tengo claro que si no lo hacemos así… seguramente no lo conseguiremos, así que es mejor que ni lo empecemos y dediquemos esas energías a otra cosa. Ya lo decía Yoda…

Captura de pantalla 2015-12-30 a las 20.51.18

Muy bien pero yo sólo quiero mejorarme a mí, ya tengo mi lista de deseos ¿qué hago para conseguirlo?

 

  1. hombre plan anualSueña, es tu obligación y tu deber. Sueña a menudo y fija tus deseos.
  2. No te permitas desear algo sin comprometerte: el compromiso nos exige darlo todo, involucrarnos y no buscarnos excusas para no hacerlo. Alejarnos de «uy, hoy no puedo porque hoy…»
  3. Sal de tu zona de confort
  4. Motívate a ti mismo (gamifica) ¿conseguiste algo que te resultaba difícil? ¿por qué no premiarte por ello? Regálate un helado en esa cafetería que te gusta o un buen libro…
  5. Ten siempre presente el plan anual que has elaborado. (si es posible en tamaño grande y colgado en tu corcho, llévalo en tu agenda, tu evernote, en el salpicadero del coche, la bici, ponte alertas, dile a siri que te avise…)

Para profundizar:

El Plan Anual de Grupo (ASDE – Scouts de España)

Resumen de «El éxito en 6 cafés» de Pino Bethencourt

El genial libro «Hazlo» de Seth Godin

Dejo aquí este texto de Marianne Williamson, erróneamente atribuído a Nelson Mandela, que me encantó.

Nuestro miedo más profundo no es no ser capaces.
Nuestro miedo más profundo es que somos enormemente poderosos.
Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos asusta.
Nos preguntamos, quién soy yo para ser brillante, atractivo, talentoso, fabuloso?
De hecho, que NO eres para no serlo? Eres un niño de Dios.
El disminuirse no le sirve al mundo.
No hay nada de sabiduría en encogerse para que otros no se sientan inseguros cerca de uno.
Estamos predestinados a brillar, como los niños lo hacen.
Nacimos para manifestar la gloria de Dios que está dentro nuestro.
No está solo en algunos de nosotros, está en cada uno.
Y cuando dejamos que nuestra luz brille, inconscientemente permitimos que otros hagan lo mismo.
Al liberarnos de nuestros propios miedos, nuestra presencia automáticamente libera a otros.

– Marianne Williamson

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: