La hora de la comida; un momento de tranquilidad y respeto.

 

Cada día, un niño es el encargado de servir a los demás y de encender y apagar la velita.

En muchos colegios de todo el mundo, y cada vez más en nuestro país, la hora de la comida es un momento de paz y tranquilidad, nada que ver con la mayoría de comedores escolares, donde es un auténtico cúmulo de gritos y prisas, que provocan estados de ansiedad en los niños e incluso problemas alimenticios causados por el stress al que se ven sometidos para “comer deprisa” porque los monitores se los tienen que llevar al patio, no se sabe bien para qué.

¿De verdad esa es la mejor forma para que los niños aprecien los alimentos y aprendan a comer “de todo”?

Ahora parece que se está hablando del tiempo que se dedica a la alimentación, a los precios de menús escolares y algunos ponen el grito en el cielo ante el rumor de que algunos “puede que tengan que fregar sus platos”, como si fuera algo terrible.

En países del norte de Europa, maestros y alumnos se friegan los platos en clase, ponen la mesa…todo desde los 3 años de edad, y esto es algo que también se trabaja en el movimiento Scout donde la autonomía personal y la autosuficiencia juegan un papel importante y los niños friegan sus platos, lavan su ropa…

Pero sobretodo: a la hora de comer se le dedica un tiempo y un respeto especial.

Fregaderos escuela waldorf de Aravaca

Respeto, sí, porque hay mucha gente que no tiene qué comer y hay que hacer a los niños conscientes de ello, así que la hora de la comida es otro momento más que nos conecta con el planeta del que formamos parte y que nos proporciona los alimentos y se trabaja conocer de dónde viene cada uno de ellos y el proceso que siguen hasta nuestra mesa.

Esta forma de considerar a los alimentos facilita que los niños coman de todo y que nunca se tire comida. 

Además la alimentación proviene de agricultura biológica y suele ser cultivada en el propio centro o en granjas cercanas.

La revista “Science” publicó un estudio en 2003 en el que resaltan que, por alguna razón, sólo el 2% de los niños que acuden a estas escuelas necesitan gafas.

¿Será la alimentación?

Al parecer influye mucho no sólo lo que ingerimos sino la manera en que lo hacemos, el ambiente y la predisposición con la que nos ponemos a ello, todo ello afecta a nuestro organismo.

Así que a la famosa frase de “Somos lo que comemos” yo añadiría “Somos lo que comemos y cómo lo comemos”.

Cuando uno ha pasado un tiempo implicado en su alimentación se disfruta, y probablemente se asimile, de manera diferente que si simplemente nos hemos sentado a la mesa y alguien nos ha puesto “un plato”.

En Finlandia, además, se les enseña desde el primer día que además de tener mucha suerte deben aprovechar y agradecer el dinero del contribuyente (allí todas las escuelas son gratuitas, sean de gestión privada o pública) y las actividades cotidianas de cualquier casa forman parte también de las rutinas escolares. Allí utilizan el método Sapere para aprender sobre Nutrición en clase.

 

Volviendo al tiempo de juego…en el aula de infantil es algo bastante habitual ver como los niños te traen sus comidas preparadas, ensaladas… es algo natural, les gusta imitar a sus padres y a los adultos que les rodean y ser cocineros, camareros…de esta manera además practican la empatía, en su medida, ya que les gusta saber si te ha gustado lo que te han preparado, si lo hacen bien… pero por alguna razón, para los adultos,  este tipo de juegos parece estar rodeado de cierto sexismo y aún hay reticencias en cuanto a la hora de seleccionar estos juguetes para niños y sigue siendo raro el padre que le compra una cocina a su hijo.

Así que aunque ya esté demostrado que tenemos diferencias genéticas, a la hora del juego simbólico y de propiciar oportunidades y escenarios de aprendizaje para eso todos somos iguales aunque luego cada uno aprenda de diferente manera, pero ese es otro tema.

El día en que los comedores escolares de este país dejen de ser lo que son hoy en día y se le de la importancia que merece esta actividad diaria y común a todos los seres humanos… ese día, en mi opinión,  habremos dado un paso importante en la educación.

La alimentación es la base…y de la educación también.

 

Translate »